Estos dispositivos electrónicos fuera de uso, también conocidos como residuos electrónicos y chatarra electrónica, incluyen artículos como equipos informáticos antiguos, equipos de música, televisores y teléfonos móviles. A menudo, estos artículos pueden ser reacondicionados o reciclados, pero una gran cantidad de ellos sigue yendo a parar al vertedero. Los bajos índices de reciclaje actuales Junto con el rápido crecimiento, los índices de reciclaje recientes siguen siendo insuficientes.

¿Por qué es importante el reciclaje de productos electrónicos?

REUTILIZAR, RECUPERAR, RECICLAR: LA JERARQUÍA DEL RECICLAJE ELECTRÓNICO

La primera fase: reutilización
En la fase uno, inspeccionamos visualmente todos los equipos y componentes para determinar su ruta. Todos los elementos reutilizables se envían a nuestras divisiones de recuperación para la desinfección de datos, pruebas y / o restauración y reventa. Luego, los materiales comercializables ingresan a nuestra red de ventas global para su reutilización en total conformidad con las certificaciones de la industria, los estándares regulatorios y los requisitos de seguridad de los datos.
La segunda fase: recuperación
Si el equipo o los componentes no pasan la inspección y se consideran no comercializables, se envían a la fase de recuperación. El procesamiento de recuperación incluye la desinfección, la fabricación o destrucción de datos y el desmantelamiento para que los componentes individuales puedan recolectarse para su reutilización o re-manufactura.
La tercera fase: reciclaje
Aquellos materiales que se consideren no aptos para ningún tipo de reutilización o reventa se envían a la fase de reciclaje. Después de ser desinfectados al máximo, los materiales se desmantelan y se separan por completo en metales, plásticos, cables, tarjetas, etc. para que puedan usarse para fabricar nuevos productos.

Lo que debe saber un generador

Cuando los equipos electrónicos ya no tienen utilidad, por estar obsoletos o no funcionar, pueden considerarse residuos. La normativa gubernamental fomenta el reciclaje responsable en lugar de la eliminación de residuos. Tenga en cuenta que las empresas son responsables de la mala gestión de sus residuos, incluso después de que hayan salido de su control.

Es mucho más caro ser parte de una limpieza que pagar para reciclar adecuadamente los residuos. Si se le identifica como fuente de un residuo abandonado, será una parte responsable en la limpieza. Desconfíe de las gangas. Una empresa legítima, que debe cubrir sus propios costes, seguramente le costará más que un recolector que pretende recoger y abandonar los residuos.